El Fútbol todo lo vuelve a la normalidad


Que sabio el inventor del Fútbol, cuando logro que la armonía en el mundo se recupere después de ver cuatro partidos grandiosos en los cuartos de final del Mundial Sudáfricano, La soberbia de los ARGENTINOS se solvento con un mazazo grande y contundente con la palma de mano abierta y con 4 dedos bien marcados; el jogo bonito de Brasil se quedo en México 70 o antes, Brasil desapareció cuando PELE dejo el futbol. Uruguay, la sorpresa, pero porque sorpresa han sido los mejores en el campo, y tiene algo que los otros cuatro no tienen "la suerte del campeón" espero que me siga dando alegrías a mí y a toda Sudamérica.
Y qué decir de la España de David Villa, para los amantes del buen fútbol, es como ver al Barcelona FC jugando con una maquina no tan engrasada como debería, pero con suerte y con un Villa inspirado y nuevo jugador del mejor equipo del mundo, me alegra que todo vuelva a la normalidad y ahora sí que queda lo bueno a ver como la España de Villa, frena al Pancer Alemán y como Forlán y los suyos termina con el "buen" fútbol de la naranja mecánica

Afiches Oficiales de los Mundiales de Fútbol.




A menos de 30 horas para el inicio de la copa Mundial de fútbol, Sudáfrica 2010, la primera que se desarrollara en el continente negro, queremos hacer un repaso a nuestra memoria histórica, rescatando imágenes que se nos han clavado en la retina a más de uno de los que somos aficionados al deporte rey y que han representado el paso en el tiempo de un evento que mueve masas a nivel mundial.
Solo en la década de los 40´s cuando el mundo se olvidó del deporte y de la paz y su sumo a una cruenta guerra, no rodo el balón de fútbol celebrando así la paz y la convivencia global, un término de actualidad hoy en día; no obstante los mundiales a más de ser una competición meramente deportiva siempre han cautivado a miles de personas y han engrandecido o dejado en el olvido a grandes generaciones de futbolistas.
Disfruten de estas imágenes y de esta nueva cita mundialista

Nadal Recupera el número 1 que perdió por sus lesiones


Hay lágrimas de muchos sabores. Amargas. Como las de Rafa Nadal el 31 de mayo de 2009. Bajo la toalla. En el vestuario de Roland Garros. Derrotado en octavos de final por un tal Robin Soderling, un sueco de 1,93 metros, casi noventa kilos y un látigo en el brazo. El público francés disfrutó al fin al ver cómo el mallorquín perdía en París. Su tío, Toni Nadal, les llamó «estúpidos». Después hubo lágrimas silenciosas, como las del Masters, en noviembre, cuando no ganó ningún set ante Davydendko, Djkovic y otra vez Soderling. Y lágrimas desesperadas en enero de esta temporada, al ver en el Open de Australia que sus rodillas volvían a quebrarse. «Ese día me sentí destruido. Lloré». Igual que ayer. Lágrimas emocionadas, las del vencedor por quinta vez de Roland Garros. Sólo Bjon Borg, con seis títulos, le supera. El llanto feliz sobre la tierra del nuevo número uno del tenis mundial: Rafael Nadal, que ayer reconquistó la arcilla de París ante Soderling, su verdugo un año atrás. Rey de nuevo.
El pasado martes, cuando Soderling eliminó a Roger Federer, el suizo le dejó vía libre a la final y también le traspasó esa duda que reconcome a todos los rivales habituales de Nadal. Esa pregunta. Soderling se la repitió ayer en cada juego. Suena algo así: «Saco más fuerte que él, (220 km/h, por 193 km/h de Nadal). Mi derecha es mucho más dura. Soy más alto, más fuerte. Doy golpes fantásticos... Entonces, ¿por qué estoy perdiendo?». Esa cuestión ha maniatado a toda un generación de adversarios del mallorquín. Al talento de Djokovic y hasta a la maestría infinita de Federer. Ayer, cuando Soderling abandonó la pista central de Roland Garros, ya no medía 1,93. Iba cabizbajo. En dos horas y cuarto, Nadal le había enterrado por 6-4, 6-2 y 6-4 con una clase magistral de tenis defensivo. Como él mismo hizo en 2008, nadie le ha ganado un set en esta edición. «Mi motivación es superarme a mí mismo», declaró antes del torneo. En eso está: el de ayer es su séptimo Grand Slam.